¿Ser una persona sensible te hace ser más débil?

Esta es una pregunta que he realizado a dos pacientes esta semana y su respuesta ha sido rápida "SÍ". Era una respuesta tan esperada como preocupante.
Esperada porque solo hace ver como nos compartamos en el día a día, como tendemos a ponernos corazas para que los otros no puedan llegar a saber como nos sentimos, como educamos a los niñ@s desde pequeños para que sean "fuertes", para saber que la respuesta másindicada a mi pregunta era el sí. 
Y preocupante porque nos arranca la mitad de nuestra persona, la mitad de nuestra alma, nos deja ante la imposibilidad de mostrarnos tal y como somos, nos impide pedir cariño si es lo que necesitamos, no nos permite entrar en contacto completo y sincero con otras personas, en definitiva nos deja cojos en el camino de nuestra vida.
Y con esto no quiero decir que la otra parte no sea importante, que tengamos que ser sensibles todo el día y ante cualquier situación, porque tampoco sería sano, también estaríamos perdiendo la mitad de nuestra esencia. La clave está en el equilibrio, en ser seres completos que se pueden mostrar en cada momento como necesitan sin tapar partes que creen inadecuadas. 
Quiero acabar pidiéndoos que reflexionéis sobre está pregunta y si queréis compartáis con nosotros los pensamientos y emociones que os surgen de ella.